En algún momento, la diferencia entre amuleto y talismán ha ido desapareciendo.

Amuleto y Talisman
Aunque son palabras distintas que alguna vez han representado diferentes objetos, hace ya algún tiempo que se utilizan como sinónimos.

Los dos términos representan objetos cuyo fin es atraer la buena suerte, la salud, el amor, la curación de algún mal o la protección ante alguna adversidad o enemigo.

El uso de los amuletos y talismanes está más extendido de lo que parece:

Casi todos tenemos una prenda u objeto que creemos (estamos seguros) que nos da buena suerte. Nos acompaña a los exámenes, citas o pruebas para conseguir trabajo.

Algunos son aceptados como objetos de buena suerte en todo el mundo y la atraen por sí mismos.

Es el caso de la pata de conejo, el trébol de cuatro hojas o la herradura.

Otros son elaborados con un fin concreto, como obtener protección, encontrar el amor, atraer la suerte o la buena salud. Estos están compuestos por varios elementos que potencian las acciones mágicas que se desean.

Amuletos y Talismanes- Ajos

Pero también pueden ser muy simples, como la ristra de ajos que protege el hogar y está presente en las cocinas de casas de pueblo y en el campo.

Amuleto y talismán, han sido muy utilizados desde las culturas más primitivas. Los amuletos antiguos se hacían con elementos que representaban imágenes de animales, vegetales o minerales.

Algunos amuletos o talismanes muy parecidos se han encontrado en culturas tan distantes como las islas del Pacífico y excavaciones en Asia. Parece claro que las diferentes civilizaciones han reconocido la misma energía en unas formas o materiales.

Si queremos fabricar nuestro propio amuleto o talismán, seguiremos estos pasos:

1º Decidiremos cual es el propósito de nuestro amuleto y cuál es el efecto que queremos que produzca. Cuando esté claro, imaginaremos una palabra y una imagen que mejor definan este propósito.

2º Copiar en un papel o en un pergamino la imagen, frase o palabra que mejor defina nuestro objetivo. Mientras hacemos esto tendremos en la mente el efecto que queremos que produzca.

3º En un saquito de tela ponemos el pergamino y otros objetos que potencien el propósito que perseguimos. Una piedra, una gema, una planta, semillas, aceite, perfume, una pluma, una moneda, una foto… hay que hacer caso a la intuición.

4º En una mesa con un mantel o tela limpia colocamos tres velas formando un triángulo. A la izquierda incienso en barra, en cono o natural y a la derecha un recipiente con agua a la que le añadimos una pizca de sal. También podemos añadir al agua unas gotas de aceite que potencie nuestro objetivo.

5º Encendemos las velas y el incienso y pasamos nuestro amuleto tres veces por encima de la llama de la vela situada en el centro. Otras tres veces por encima del incienso y lo rociamos tres veces con el agua. Mientras lo hacemos diremos: Los poderes del universo den poder a mi propósito de la mejor manera para todos.

6º Ponemos el saquito en el centro de la mesa entre las tres velas y visualizamos un rayo de luz que ilumina nuestro amuleto y lo carga de poder. Cuando sintamos que está cargado daremos las gracias por la ayuda a los poderes del universo y lo guardaremos en un bolsillo o en el bolso.

amuletos y talismanes saquito