luna y magiaLa luna es la reina de la noche y el símbolo de la feminidad. Es una gran aliada de magos y magas.

Para la magia blanca tiene mucha importancia. Según en qué fase se encuentre, así será su influencia en los rituales y conjuros.

Muchos pueblos, especialmente en la antigüedad, medían su tiempo en lunas. Es decir, no contaban los días, sino las noches, y se referían a ellos como lunas.

Los meses eran de 28 días, que es la duración de un ciclo lunar completo, por lo que los años, duraban 13 meses de 28 días (años lunares). Se regían por los ciclos lunares para la siembra y las cosechas, los ritos y la práctica de la magia.

Cada fase de la luna emite vibraciones que favorecen u obstaculizan las energías.

Luna creciente:

Es la fuerza creciente y positiva. En esta fase aumentan las energías físicas y mentales. La luna creciente es el mejor momento para las uniones y asociaciones, ya sean nuevas amistades, sociedades o uniones sentimentales. Es el momento ideal para las bodas.

También ejerce influencia positiva para los asuntos materiales y la protección en viajes.

Es un buen momento para los traslados y mudanzas.

Luna Llena:

En esta fase es cuando la luna está en su momento de mayor esplendor. También es así para los rituales mágicos. La luna llena ayudará a obtener sabiduría.

En la fase de luna llena, se producen las visiones más claras del pasado y el futuro. Es el tiempo en que la luna tiene mayor poder mágico.

Luna Menguante:

Esta fase es ideal para realizar los conjuros destinados a alejar vibraciones e influencias malignas.

En el tiempo de la luna menguante se realizan los conjuros destinados a revertir otros conjuros negativos. Es el momento de hacer magia contra los conjuros de alguien que haya trabajado las energías para perjudicar a otros.

También es un buen momento para realizar una magia destinada a lograr el buen fin de una situación difícil ya sea de amor, de salud, estudios, trabajo, finanzas, etc.

Luna Nueva:

Es el fin del ciclo lunar, pero también es el comienzo de un ciclo nuevo.

Las noches de luna nueva, son especialmente indicadas para atraer la buena fortuna en cosas que se van a iniciar. Para relaciones que empiezan, nuevos estudios o nacimientos. En la agricultura, es el momento para la germinación de las semillas.

La magia de la Luna y su poderosa energía afecta a los humanos y su comportamiento, a los animales, las plantas, las mareas…  Tener en cuenta sus fases cuando realizamos actos importantes en nuestra vida, puede mejorar los resultados que obtengamos.