La magia blanca para enamorar, es uno de los principales objetivos de la magia desde sus orígenes.

Se dice que “En la guerra y en el amor todo vale”. En lo que atañe al amor, cada uno intenta resolver sus situaciones y conflictos amorosos de muy distintas formas.

Las personas más tradicionales, prueban con rosas o chocolates (por decirlo de algún modo). Otros recurren a métodos menos usuales, como un mensaje de texto o un correo electrónico y algunos más toman otras medidas que muchas veces resultan más efectivas que los otros sistemas.

Estamos hablando de la magia blanca para enamorar: hechizos, rituales, amarres y conjuros.

Magia Blanca Para Enamorar

Si bien es cierto que, al hablar de magia blanca para enamorar, existen demasiados e incontables hechizos que van desde encender una vela y decir una oración hasta rituales que datan del siglo XVII, debemos comprender que aun cuando el hechizo funcione, es necesario conocer a la persona y forjar una relación duradera en base a gustos y objetivos que se tengan en común; a una complicidad. De otro modo, el objetivo logrado con el hechizo podría ser pasajero.

Existen algunos elementos que pueden influir mucho cuando hacemos magia blanca para enamorar. La luna es un elemento primordial que repercute en el estado de ánimo de la mayoría de las personas. Sus fases son un buen punto de partida para los rituales.

Si la luna es creciente, es buen momento para conocer a tu pareja. La luna llena contribuye a afianzar el amor verdadero. La luna menguante detiene las rupturas y la luna nueva evita que la pareja se vuelva dominante sobre uno.

Sin lugar a dudas, un hechizo de amor puede ser de enorme ayuda para aquellos que tienen confianza en sí mismos y fe en la magia blanca. En estos casos, los rituales de magia suelen obtener efectos sorprendentes.

La magia blanca para enamorar siempre está preparada para ayudarnos, pero el mejor ingrediente de un hechizo somos nosotros mismos. La fe en uno mismo, en los proyectos propios, en nuestros deseos y sueños. Si los concretamos, si creamos un plan para alcanzarlos, la magia siempre estará de nuestro lado y nos ayudará a obtenerlos.

Sin duda, la magia blanca para enamorar puede ser una sorprendente aliada para conseguir la felicidad que deseamos.

Si nos amamos lo suficiente, el amor que esperamos vendrá. Y habrá amor en nosotros para poder entregar y para poder recibir.

Muchas personas se aman tan poco a ellos mismos, que no se permiten ser felices. La confianza en nosotros es la base sobre la que podemos construir un amor sólido y duradero. Aceptarnos como somos, interesarnos por otras personas, conocer gente nueva…

Un hechizo simple de magia blanca para enamorar:

Se toma una vela de color rojo o blanco, en ella grabaremos con un objeto punzante o un cuchillo el nombre de la persona amada. Cubrimos la vela con miel y la encendemos con una cerilla de madera (nunca se deben encender las velas con un encendedor de gas),  y la dejaremos que se consuma hasta el final.