Cuando hacemos rituales mágicos, abrimos una puerta entre dos mundos: nuestro mundo interior y el exterior.

Rituales MágicosDe esta forma, uniendo estos mundos, conseguimos hacer realidad nuestro pensamiento y nuestros deseos. Podemos hacer que se produzcan cambios en el exterior.

También, al escribir nuestras metas y nuestros objetivos, estamos haciendo que se materialicen, es decir, estamos haciendo que pasen al mundo material y que no sean solamente pensamientos.

Así, al darles existencia en el mundo real, es más fácil, tanto para nuestro consciente como para nuestro inconsciente, conseguir que se hagan realidad.

Mediante los rituales mágicos, despertamos el inmenso poder de la imaginación.

Hay dos ingredientes muy importantes que deben estar siempre presentes en todos los rituales:

En primer lugar, es fundamental tener una idea precisa de cual es el objetivo que se desea alcanzar. El otro ingrediente básico es verse y sentirse en la situación de haber conseguido eso que tanto deseamos.

1-    Tener una idea precisa de lo que deseamos obtener:

Es necesario que sepamos exactamente cual es nuestro objetivo. Nuestra mente debe tener una idea precisa, clara y exacta sobre lo que queremos conseguir mediante el ritual.

2-    Visualizarnos y sentir que hemos conseguido nuestro objetivo:

Intentaremos conseguir que ese objetivo se haga una imagen que despierte emociones en nosotros. Sentiremos la alegría de haber logrado nuestro propósito o nuestro deseo.

Los rituales mágicos son serios, no deben tomarse a broma; pero eso no quiere decir que deban ser aburridos, ni que suponga para nosotros una carga el tener que realizarlos.

Al contrario, debemos disfrutar cuando hacemos nuestros rituales.

Es necesario que nos sintamos felices y agradecidos de haber logrado nuestro propósito, y eso será muy difícil de conseguir si estamos aburridos o incómodos con la situación.

Por el mismo motivo no debemos tener prisa. Es importante que estemos relajados y tranquilos.

Los mejores rituales mágicos son los que se realizan con facilidad y nos producen placer cuando los llevamos a cabo. Un ritual sencillo, puede conseguir que conozcamos nuestros verdaderos sentimientos y emociones. Los rituales nos ayudan a conocernos cada vez más y mejor.

Rituales MágicosDespués de un tiempo trabajando con la magia y con la energía espiritual, iremos sintiendo cómo nuestra percepción y nuestra intuición van en aumento cada día.

Este reconocimiento aportará seguridad a nuestra vida, y a la vez, sentiremos nuestro espíritu más tranquilo y equilibrado.

Podemos hacer rituales mágicos con velas, flores, cristales de cuarzo, piedras, aceites… o con objetos mucho más elaborados.